Una endodoncia o tratamiento de conducto consiste en extraer la pulpa del diente (el nervio) , y limpiar todo el interior para evitar que queden restos de bacterias, dándole una forma adecuada para después obturar (rellenar) el conducto radicular.